Psicología Ambiental: Visión crítica de la disciplina

RESUMEN

El presente trabajo pretende describir los elementos fundamentales para la comprensión de la Psicologí­a Ambiental como disciplina dentro de las ciencias del comportamiento. Se presentan las generalidades metodológicas, los enfoques teóricos más representativos y las posibilidades que, en el campo de la investigación y la acción social, tiene esta disciplina psicológica, aun desconocida, a pesar de su gran desarrollo, fundamentalmente en los paí­ses anglosajones, desde los años setenta.

Palabras clave: psicologí­a ambiental, comportamiento ecológico, educación ambiental.

Psicologí­a Ambiental se basa en el estudio de la relación del individuo con el medioambiente dentro del cual evoluciona. El medioambiente no es un espacio neutro y excepto de valores, él es culturalmente marcado.

El medioambiente vehicula significaciones que son parte integrante del funcionamiento cognitivo y comportamental del individuo.

Psicología Ambiental

La relación a un espacio dado es, más allá del presente; tributaria de su pasado y del futuro. El contexto ambiental, objeto de percepciones, de actitudes y de comportamientos desplegados en su seno, toma toda su significación en referencia a la dimensión temporal.

Psicología Ambiental y experiencia

La experiencia humana es, en gran parte, tributaria del lugar en donde ocurre. Las sensaciones, los recuerdos y los sentimientos de nuestro pasado y presente, están ligados a las experiencias que hemos tenido. Nuestras experiencias están ligadas a los lugares alrededor de los cuales se desarrolla nuestra existencia. Nosotros somos los lugares en donde estuvimos. Es esta experiencia intuitiva la que funda la Psicologí­a Ambiental: la experiencia humana está ligada a la experiencia espacial.

Diplomado en Escritura de Artículos Científicos para Revistas Indexadas
DIPLOMADO
ESCRITURA DE ARTÍCULOS CIENTÍFICOS

Domine la Publicación de Artículos Científicos en Revistas de Impacto.

Inscríbase Ahora

La hace referencia no solamente al espacio, sino a su historia, la cual está ligada a la historia de los individuos. La Psicologí­a Ambiental se interesa tanto al contexto como a la manera en la cual el lugar de vida es apropiado por aquellos que lo habitan. El medioambiente no es únicamente un espacio neutro, tiene una verdadera función, ya que él es parte integrante del comportamiento humano. El marco de vida en el cual los individuos viven y se desarrollan. Procura de la identidad al individuo y lo sitúa tanto en el ámbito social, como económico y cultural. El medioambiente nos informa sobre los individuos, sobre sus valores e intereses. Esta noción comprende tanto el medioambiente natural (ecosistemas, recursos naturales, fenómenos naturales), como el medioambiente construido o acondicionado (hábitat).

Niveles de la Psicología Ambiental

En Psicología Ambiental, las nociones de espacio y de lugar son muy importantes, incluso centrales. Porque ellas permiten reconocer el nivel de control de los individuos sobre el medio. Existen cuatro niveles de interacción del individuo con su medio, teniendo fuertes implicaciones en la investigación medioambiental (Moser & Uzzell, 2003): 

Nivel I. Micro-Ambiente. Espacio privado o individual

Se trata de los lugares de los cuales tenemos el control total, relevantes para el bienestar individual. Es el lugar de permanencia, de estabilidad (sentimiento de seguridad), en donde se desarrolla la vida privada. Se trata del espacio personalizado, delimitado por barreras físicas o simbólicas pero, sobre todo, protegido de la intrusión del otro. Si se trata de un lugar permanente que produce apegos, hablamos de territorios primarios. Pero si se trata de un lugar transitorio, hablamos de territorios secundarios.

Nivel II. Ambiente de proximidad. Espacio semipúblico o semiprivado

Es el espacio de proximidad, el espacio es compartido lo mismo que el control. El apego afectivo puede ser fuerte o no, según si el espacio es hostil o no. De ser esto último, se producen inversiones afectivas si hay correspondencias, intereses, no solamente sobre el carácter físico (bello, confortable), sino social igualmente (existencia de lazos sociales).

Nivel III. Macro-Ambiente. Espacio público

El control es mediatizado y sobre todo es delegado. Se trata de un agregado de individuos en un espacio común. La ciudad se convierte en el espacio de la variedad, de la diversidad de elecciones, de facilidad de encuentros. A partir de la edad media, la ciudad estaba concebida como un lugar asegurador, un lugar de oportunidades. Desde la industrialización y la extensión de las ciudades, estas se convirtieron en lugares de anonimato. En consecuencia, las desviaciones son toleradas y surge entonces un sentimiento de vulnerabilidad, de inseguridad a causa de la delincuencia, de la polución y de la aglomeración.

Nivel IV. Ambiente global. Dimensión planetaria

El control está fuera de las posibilidades individuales. Podemos observar la emergencia de comportamientos llamados ecológicos. Aparición de la noción de bien general.

La Psicología Ambiental es una joven disciplina. Hizo su aparición a principios de los años 70, conociendo una rápida evolución gracias a las publicaciones en revistas especializadas (fundamentalmente anglosajonas), y la multiplicación de encuentros y conferencias internacionales. En 1973, la Asociación Americana de Psicología (APA) creó una sección de investigación sobre la relación entre los entornos físicos y el comportamiento. En 1981 aparece la revista Journal of Environmental Psychology de la editorial Academic press, que busca constituirse como la publicación privilegiada de esta disciplina. Sin embargo, la Psicología Ambiental ha conocido innombrables problemas para definirse, para encontrar sus fronteras.

Tres prototipos de enfoques

Una cuestión importante es la que se refiere a la relación entre investigación y praxis social. Saegert (1987) propone tres prototipos de enfoques de la relación entre acumulación de conocimiento y cambio social:

  • Un modelo tecnológico, que se interesa a la colecta de información y está dirigida a la toma de decisiones.
  • Modelo interpretativo que pone el acento en los procesos sociales producidos por la investigación misma.
  • Un modelo transformativo, síntesis de los dos modelos precedentes, que busca conocer para cambiar.

En estos tres tipos de enfoques, la autora se interesa más en el rol del investigador que en las posibilidades de la producción de conocimiento científico. No obstante, en general, el desarrollo está estrechamente ligado a las necesidades sociales, ella es inductiva y se basa, casi exclusivamente, en estudios de terreno.

Por su parte, Stokols (1990) expone tres perspectivas que, según él, definen las diferentes estrategias de la explicación-intervención frente a los problemas de la relación individuo-medio ambiente:

  • Una perspectiva minimalista que ignora o minimiza las consecuencias de la relación individuo-medio físico.
  • Una perspectiva instrumentalista que pone el acento en el medioambiente físico, entendiendo este como fuente de éxito económico, y
  • Una perspectiva espiritualista que considera el medioambiente como un fin en sí mismo, es decir, como oportunidades simbólicas y afectivas.

Enfoques teóricos de la Psicología Ambiental

La Psicología Ambiental se ha desarrollado al rededor de tres perspectivas teóricas:

Perspectiva Determinista

Se interesa al impacto directo del medio sobre las percepciones, las actitudes y los comportamientos de los individuos. Los trabajos en esta perspectiva se desarrollan al rededor de los siguientes temas: nivel de estimulación, la sobrecarga ambiental y nivel de adaptación (Wohlwill).

Perspectiva Interaccionista de la Psicología Ambiental

Sugiere que el individuo se sitúa en su medio según sus necesidades, expectativas y competencias personales, en interacción con los límites (físicos y sociales), intentando de esta manera alcanzar sus objetivos, manipulado el medio y estando manipulado por él. Los trabajos en esta perspectiva se desarrollan al rededor de los siguientes temas: estrés y control, estrés y adaptación, elasticidad comportamental (Moser), mapas mentales (Lynch) y evaluación ambiental.

Perspectiva Transaccionista o Sistémica

Expone que ni el individuo, ni el medio se caracterizan separadamente, es decir, el medio existe en la medida que el individuo lo percibe. Los trabajos en esta perspectiva se desarrollan al rededor de los siguientes temas: los sitios comportamentales, (Barker), «Affordance» (Gibson) y la teoría de lugar (Canter; Proshansky).

Representaciones, prácticas e identidad socio-espacial en medio urbano

En el contexto de profundas mutaciones tanto en el plano del acondicionamiento urbano como el de las modalidades de inserción social, ¿Cómo se desarrollan las prácticas urbanas, la construcción de territorios y de identidades?

El estudio de las representaciones socio-espaciales ofrece una luz original. Favoreciendo una comprensión de las relaciones entre el individuo, el grupo social y el medio urbano. Las prácticas urbanas son consideradas como indicadores de la relación entre el individuo y la ciudad.

Las problemáticas son así fundadas sobre:

  1. La construcción individual y social de significados del espacio urbano y de su desglose en unidades coherentes.
  2. La identificación de grupos sociales asociados.
  3. La dinámica de construcción identitaria a partir de estrategias de diferenciación social, a través de inversiones ambientales específicas. Nos interesamos a la importancia relativa a la morfología urbana, a la disposición societal, y al acceso a la urbanidad en la dinámica de procesos intra e interindividuales de construcción de relaciones a las diferentes escalas del medioambiente urbano.

Las representaciones sociales ocupan una posición central entre contextos ideológicos y sociales, por una parte, y las prácticas cotidianas, por otra parte. Punto de articulación entre lo psicológico y lo social, las representaciones sociales dan cuenta de la manera como el sujeto interpreta la realidad a la cual está confrontado (Moscovici, 1961; Jodelet, 1989; Abric, 1994). La condición de producción de una representación social depende al mismo tiempo de la ideología, de los valores societales y de las prácticas desarrolladas con relación al objeto.

Comportamientos ecológicos y Psicología ambiental

El conflicto entre representación y práctica impuesta, así como los hábitos comportamentales, permiten descontar a largo plazo la instalación de comportamientos deseables. En la perspectiva de responsabilidad individual, es importante identificar los medios apropiados concernientes a la sensibilización sobre la problemática ambiental y la transmisión de valores pro-ambientales en el seno de pequeños grupos y comunidades, así como el llamado al sentido moral y a los principios éticos. Todo esto con el fin de suscitar y mantener los comportamientos que preserven los bienes comunes (Gardner & Stern, 1996).

El enfoque está centrado en lo constatado recientemente acerca de la necesidad de una mejor toma en cuenta de factores humanos en la gestión de riesgos ecológicos y de situaciones extremas. Este enfoque busca comprender las determinantes individuales y societales de las percepciones, juicios, evaluaciones y representaciones de riesgos ambientales, físicos y sociales.

Este tipo de investigación en Psicología Ambiental se basa en las modalidades de la interrelación entre las representaciones y las prácticas sociales y espaciales, con las complejas estructuras ambientales dentro de las cuales ellas se desarrollan (la ciudad, el barrio o el ambiente de algún lugar específico). Ellas deben buscar, describir e identificar las formas de vida y comportamientos (vida social, uso del hábitat, apropiación, civilidad, inseguridad) en función de la percepción, evaluación y la representación de los espacios concernidos, y determinar igualmente la incidencia de las características urbanas o ambientales sobre el comportamiento.

Consideraciones acerca de la Psicología Ambiental

Finalmente, podemos decir que las posibilidades de aplicación de los resultados de la investigación en Psicología Ambiental son muy importantes. Ellas son, ante todo, susceptibles de guiar las políticas públicas y particularmente los programas de desarrollo en las siguientes áreas:

  • Procesos de acondicionamiento del medio construido.
  • Proceso de acondicionamiento de espacios naturales, parques y jardines.
  • Preservación del medioambiente (comportamientos ecológicos).
  • Elaboración de programas de formación y de útiles pedagógicos destinados a la educación ambiental.
  • Prevención de conductas de riesgo.
  • Atención en situación de desastre ambiental.
  • Condiciones de riesgo ambiental: estrés ambiental, ruido, contaminación, aglomeración.
Referencias – Citas

Abric, Jean-Claude. (1994). Pratiques sociales et représentations. Paris: PUG.

Bonardi, Ch. Roussiau, N. (1999). Les représentations sociales. Paris: Dunod.

Fischer, Gustave-Nicolas (1997). La psychologie sociale. Paris: Editions du seuil.

_____________________ (1981). La psychologie de l’espace. Paris: PUF.

Holahan, Charles. (1996). Psicología ambiental: un enfoque general. México: Limusa Editores.

Jodelet, Denise. (1989). Les représentations sociales. Paris: PUF.

Levy-Leboyer, Claude. (1980). Psychologie et environnement. Paris: PUF.

Morval, Jean. (1981). Introduction à la psychologie de l’environnement. Bruxelles: Pierre Mardaga, editeur.

Moscovici, Serge. (1984). Psicología Social. Barcelona: Ediciones Paidós.

Moser, G. & Uzzell, D. (2003). Environmental psychology. En: Millon, T., & Lerner, M.J. (Eds.). Comprehensive Handbook of Psychology, Volume 5: Personality and Social Psychology, pp 419-445. New York: John Wiley & Sons.

Moser, G. & Weiss, K. (2003). Espaces de vie: Aspects de la relation homme-environnement. Paris: A. Colin, Collection Sociétales.

Moser, G. Ratiu, E. Vanssay, B. (sous presse). Représentations sociales, idéologiques et pratiques: un modèle des rapports à l’eau dans différents contextes sociétaux, En: Représentations sociales: constructions nouvelles. Montréal: UQAM.

Rouquette, M-L. Rateau, P. (1998). Introduction à l’étude des représentations sociales. Grenoble: PUG.

Vanssay, Bernadette et collaborateurs (1997). Les citadins et l’eau contrastes et similitudes dans le monde. Représentations et comportements. Laboratoire de Psychologie Environnementale, Université Paris V – René Descartes.

Autor

Oscar Eduardo Navarro Carrascal gs orcid

Universidad de Parí­s V René Descartes, Francia

Citar este artículo:

Navarro, O. E. (2004, 06 de diciembre). Psicología Ambiental: Visión crítica de la disciplina. Revista PsicologiaCientifica.com, 6(11). https://pscient.net/ghde7

Este artículo es distribuido bajo licencia Creative Commons: 


Comentarios:

Deja un comentario